Search

¿Cuánto conoces sobre tus derechos como mujer aquí en Canadá?


Muchas mujeres desconocen o conocen parcialmente sus derechos o asumen que son iguales a sus países de origen. Conocer tus derechos puede salvarte la vida, cambiarte la calidad de vida, abrirte puertas a nuevas oportunidades, puede protegerte a ti y a tu familia y, por sobre todo, te empodera.


Creemos que muchos de los cambios que las mujeres y niñas de hoy lideran, tiene sus raíces entramadas en romper con estereotipos, desafiar el statu quo, y conocer y ejercer sus derechos. Es por esto que compartimos en los siguientes párrafos información específica sobre los derechos de la mujer en Canadá.




Índice:

· Protección de los derechos de la mujer

· Una breve historia de los derechos de la mujer en Canadá

· Igualdad

· Votación

· Trabajo

· Derechos internacionales de la mujer


Los Derechos de la mujer de Canadá

La historia de Canadá ha sido moldeada por innumerables mujeres decididas que trabajaron para promover y defender la igualdad de género en Canadá. Las mujeres defendieron una serie de derechos humanos importantes que se han convertido en valores canadienses centrales: el derecho a votar en las elecciones provinciales y federales, el derecho a la propiedad, el derecho a ganar un salario justo y, por último, el derecho a ser reconocidas como “personas” bajo la ley.

Las mujeres ahora están protegidas contra la discriminación por motivos de género, edad, estado civil y más por la Ley Canadiense de Derechos Humanos y la Carta Canadiense de Derechos y Libertades.


Protección de los derechos de la mujer

Los derechos de la mujer son derechos humanos. Los derechos de igualdad son de particular importancia, dado el trato desigual que las mujeres han experimentado en Canadá por mucho tiempo. En Canadá existen varios instrumentos legales para proteger la igualdad de las mujeres.

Uno es la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, que otorga protección constitucional a los derechos humanos individuales. Se aplica a las relaciones entre un individuo y el gobierno, mientras que las relaciones entre individuos están cubiertas en ciertas áreas por la Ley Canadiense de Derechos Humanos (CHRA), así como por la legislación provincial y territorial de derechos humanos.

Hay dos secciones clave de la Carta a tener en cuenta con respecto a la igualdad: las secciones 15 y 28.

El artículo 15 garantiza la igualdad de protección y beneficio de la ley “sin discriminación […] por motivos de raza, origen nacional o étnico, color, religión, sexo, edad o discapacidad mental o física”.

Las decisiones judiciales han ampliado esta lista para prohibir la discriminación por otros motivos, como la ciudadanía, el estado civil y la orientación sexual.

La sección 28 garantiza que todos los derechos contemplados en la Carta se aplican por igual a hombres y mujeres.

La Ley Canadiense de Derechos Humanos de 1977 establece que todos los canadienses tienen derecho a la igualdad, la igualdad de oportunidades, el trato justo y un entorno libre de discriminación por motivos de sexo, orientación sexual, estado civil y estado familiar. Protege a los canadienses de la discriminación cuando son empleados o reciben servicios de:

· el Gobierno federal;

· gobiernos de las Primeras Naciones; o

· empresas privadas que están reguladas por el gobierno federal, como bancos, empresas de camiones, empresas de radiodifusión y telecomunicaciones.


La CHRA creó la Comisión Canadiense de Derechos Humanos para investigar y resolver quejas de discriminación y remitirlas al Tribunal Canadiense de Derechos Humanos para una decisión o acuerdo.

Otros actos legislativos que son importantes para las mujeres y los derechos de igualdad son la Ley de Equidad en el Empleo y la Ley de Compensación Equitativa del Sector Público.


Una breve historia de los derechos de la mujer en Canadá

Igualdad

Uno de los primeros pasos hacia la igualdad de las mujeres canadienses fue la legalización de los derechos de propiedad de las mujeres casadas.

Comenzando en Ontario en 1884 y Manitoba en 1900, la Ley de propiedad de mujeres casadas otorgó a las mujeres casadas en estas provincias los mismos derechos legales que los hombres, lo que permitió a las mujeres celebrar acuerdos legales y comprar propiedades. El resto de las provincias y territorios siguieron lentamente, y Quebec finalmente firmó la Ley de propiedad de mujeres casadas en 1964; el Código Civil de Québec fue enmendado para otorgar a las mujeres casadas plenos derechos legales y de propiedad.

Otro hito importante para los derechos de las mujeres fue la definición de “personas” bajo la Ley de América del Norte Británica de 1867. Los Cinco Famosos, Henrietta Muir Edwards, Nellie McClung, Louise McKinney, Emily Murphy e Irene Parlby, solicitaron al gobierno en 1928 que solicitara a la Corte Suprema de Canadá para decidir si las “personas” en la Ley incluían mujeres. La Corte Suprema decidió que no, por las siguientes razones:

· La Ley de América del Norte Británica de 1928 tuvo que mantener el significado que los tribunales habrían dado a "personas" cuando se aprobó en 1867.

· Según el derecho consuetudinario, las mujeres no podían ocupar cargos políticos.

· Si el Parlamento británico hubiera tenido la intención de incluir a las mujeres como “personas cualificadas” en virtud del artículo 24 de la Ley, lo habría dicho.

Sin embargo, se lanzó una apelación al Consejo Privado. En 1929, el Consejo decidió que la palabra “persona” en sí misma no era clara y se entendería mejor si se le diera una interpretación más amplia a la Ley de América del Norte Británica. Por lo tanto, si la ley iba a excluir específicamente a las mujeres, debería haberlo establecido claramente en la Ley.

A partir de ese momento, las mujeres pasaron a ser consideradas “personas” ante la ley. Solo un año después, en 1930, Cairine Reay Wilson se convirtió en la primera mujer nombrada para el Senado.


Votación

A principios del siglo XX, se negó a las mujeres el derecho al voto en las elecciones provinciales y federales.

Esto comenzó a cambiar en 1916 cuando las mujeres obtuvieron el derecho al voto en las elecciones provinciales de Manitoba, Saskatchewan y Alberta. Columbia Británica y Ontario otorgaron a las mujeres el derecho al voto en 1917.

Ese mismo año, Canadá aprobó la Ley de elecciones en tiempo de guerra, que otorgó el derecho al voto a las mujeres en el ejército y a aquellas que tenían parientes varones que lucharon en la Primera Guerra Mundial. Para 1918, todas las mujeres caucásicas tenían derecho a votar en las elecciones federales. En este punto, todavía había muchas provincias en las que a las mujeres no se les permitía votar en las elecciones provinciales. Además, a muchos grupos minoritarios se les negó el derecho al voto.

La última provincia en extender el derecho al voto en las elecciones provinciales a las mujeres fue Quebec, en 1940. Los Territorios del Noroeste fueron el último territorio, otorgando a las mujeres el derecho al voto en 1951. A partir de 1947, el derecho al voto se extendió a algunas minorías. y en 1960 se concedió a todos los canadienses el derecho al voto, incluidos los hombres y mujeres aborígenes.


Trabajo

Uno de los primeros pasos importantes hacia la igualdad entre mujeres y hombres en la fuerza laboral fue la aprobación de la Ley de prácticas justas de empleo y la Ley de remuneración justa de las empleadas en Ontario, en 1951.

La Ley de Prácticas Justas en el Empleo tenía como objetivo eliminar la discriminación mediante la aplicación de multas y la creación de un sistema de quejas. La Ley de remuneración justa de las empleadas se diseñó para proporcionar a las mujeres la misma remuneración por un trabajo de igual valor. El resto de las provincias y territorios de Canadá rápidamente siguieron el ejemplo de Ontario al adoptar leyes provinciales similares para garantizar la igualdad en la fuerza laboral.

Esto también llevó al gobierno federal a aprobar las siguientes tres leyes:

la Ley de Prácticas Justas de Empleo de Canadá de 1953, que se aplicaba al servicio civil;

la Ley de Igualdad Salarial de las Empleadas de 1956, que convirtió en ilegal la discriminación salarial basada en el sexo; y

la Ley de Equidad en el Empleo de 1986, que se aplica a los empleados regulados por el gobierno federal y requiere que los empleadores identifiquen y eliminen las barreras innecesarias que limitan las oportunidades de empleo.


Derechos internacionales de la mujer

Canadá ha trabajado para hacer de los derechos humanos de las mujeres un fuerte enfoque de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Fue uno de los primeros países en ratificar la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que establece estándares internacionales para eliminar la discriminación de género. En 2002, Canadá ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que fue adoptado por la Asamblea General de la ONU en 2000.

Como parte del compromiso con esta convención, Canadá debe presentar un informe a las Naciones Unidas cada cuatro años sobre cómo ha trabajado para promover los derechos de las mujeres.


Fuente:

https://www.canada.ca/en/canadian-heritage/services/rights-women.html

Photo by Norma Gabriela Galván: https://www.pexels.com/photo/a-woman-holding-a-placard-12627288/

0 views0 comments